jueves, 4 de febrero de 2010


No recuerdo muy bien cuantos besos dejamos en cada esquina